Inédita Corrección de Cardiopatía Congénita mediante Aplicación de Radiofrecuencia

Por primera vez en Córdoba y en el interior del país, un grupo de profesionales del Hospital Privado y docentes del IUCBC, realizó la primera intervención de ese tipo en una paciente con diagnóstico de atresia valvular pulmonar (imperforación de la válvula que conecta el lado derecho del corazón con las arterias pulmonares). La paciente, de 19 meses de vida y 7,420 kg de peso, oriunda de San Salvador de Jujuy, fue intervenida con éxito por método percutáneo para lograr la perforación y apertura de una válvula cardíaca mediante aplicación de energía, sin la necesidad de realizar una cirugía con circulación extracorpórea. 

 

La cardiopatía fue detectada al momento del nacimiento de la paciente que presentaba en su cuerpo un colorido azulado significativo (cianosis) por lo que requirió la realización de una cirugía paliativa de urgencia en la ciudad de Tucumán que permitiera asegurar el flujo sanguíneo pulmonar. Sus síntomas principales fueron la falta de aire, dificultad para respirar, cansancio precoz, mala ganancia de peso, infecciones respiratorias frecuentes y colorido azulado marcado. Por esta razón fue derivada al Hospital Privado, en donde se consideró que presentaba muy alto riesgo para cirugía correctiva con circulación extracorpórea.

La técnica utilizada se realiza mediante cateterismo cardíaco con introducción de un catéter en la vena de la ingle, que navega hasta al corazón y se posiciona en el área a tratar. Mediante el contacto de una guía que se avanza por dentro del catéter, con la válvula que se desea perforar, se aplica radiofrecuencia (energía) y se logra atravesar la misma. Una vez perforada, se dilata la válvula con balones de diámetros sucesivamente mayores (de 2 mm hasta 12 mm) y se alcanza la repermeabilización valvular con restablecimiento del flujo normal hacia los pulmones. 

Con esta técnica se evita una cirugía cardíaca con circulación extracorpórea, la utilización de productos derivados de la sangre, la realización de apertura de tórax con heridas/cicatrices posteriores, la colocación de drenajes y menor tiempo de hospitalización y posibilidad de infecciones. 

La paciente estuvo internada durante 48 horas en dicha institución médica y fue dada de alta sin complicaciones, con una mejoría significativa de su oxigenación (retomando su colorido rosado normal). 

El equipo que realizó la exitosa intervención estuvo conformado por el Dr. Alejandro Peirone, a cargo de la cirugía, y otros profesionales como el Dr. Adolfo FerreroDr. Marcos Amuchástegui CáceresDr. Juan Ignacio DíazDra. Analía PriottoLic. Osvaldo NarcisoLic. Sabrina InamaLic. Pablo Pogonza y Lic. Virginia López.